08 junio 2006

Balas, sirenas y mierda

Por: Enrikín.

Corría el 20 de noviembre de 1993, era un día raro. Algo caluroso y nublado. Cerca del mediodía tres periodistas se juntaban a tomar café cerca del Apumanque.

Estaba todo tranquilo mientras arreglaban el mundo y criticaban los primeros años de la Concertación. Eran viejos reporteros con formación en diarios y radios pregolpistas, pero con nostalgia de los toques de queda de la dictadura y las eternas reuniones de pauta en el triángulo de las bermudas del sector de Morandé con Compañía.

Sí, suena raro, pero el periodista de por sí es un bicho raro. Más odiado que querido, el profesional de la tinta siempre está buscando con que impresionar, enternecer o provocar diversos sentimientos a sus lectores. Alguien debe hacer ese trabajo.

Recuerdo que uno de los ágiles de esta historia siempre me decía "esfuérzate en escribir bien güeón, García Márquez, Capote y Mark Twain fueron periodistas primero...".

Bueno, siguiendo con el tema, estos apóstoles de las comunicaciones estaban en una amena conversación, cuando de pronto se escucharon sendos balazos que venían de la calle.

Demás está decir que el instinto del reportero es contrario al del ser humano común, o sea, en vez de esconderse tienden a averiguar lo que pasa.

Cuento corto, nuestros héroes salen a la calle y se encuentran con que unos delincuentes que escapaban a balazos tras el robo a un banco. Rápidamente llegan policías y comienza la batalla campal en plena avenida Apoquindo, llovían los balazos y en medio había una micro con civiles.

Los viejos reporteros, todos de diarios, buscan teléfonos públicos y empiezan a despachar a las radios más escuchadas, sólo con la intención de informar.

Uno de ellos se quedó en el teléfono más cercano a la balacera, testigo directo de lo que pasaba comenzó a relatar el hecho mientras las balas se paseaban sobre su cabeza, según él mismo me contó:

"Güeón, iba relatando como los pacos y la gente caían en cada ráfaga. Alcancé a ver dos delincuentes muertos y un par de civiles heridos.

También alcancé a ver que al menos 3 delincuentes se subieron a la micro. La gente gritaba. Los pacos estaban vueltos locos, todo era de película.

De pronto güeon, quedó la cagá, se escuchó una orden de paco y comienzan a disparar a la micro, deben haber sido unos 40 segundos de balacera, pero a mi parecieron dos horas...

Estaba saliendo en directo para todo Chile en la radio, así que no podía asustarme ni ponerme nervioso, aunque estaba a unos 50 metros de todo esa locura. En plena democracia güeón.

Tras la intensa balacera vino un silencio que llegaba a dar miedo, el cuál sólo se rompió por las sirenas que se acercaban y algunos quejidos de dolor de gente herida...

Cerré el despacho con el corazón en la boca diciendo que habían al menos 20 muertos y muchos heridos, y colgué. La escena era dantesca

Me acerqué a carabineros y al moverme sentí olor a mierda, pero no le di importancia, estaba más nervioso que la chucha. Di dos paso más y me percaté que era yo... si güeón, me cagué de susto y no me había dado cuenta..."


Esta es una historia real, no hay nombres para proteger a aquellos colegas héroes que pasan por cosas insospechadas con tal de entregar la información. En aquella infernal balacera murieron 18 civiles y los tres periodistas que informaron en directo a todo Chile y arriesgando sus vidas aún se encuentran en el anonimato.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Mmmm... suena a chamullo...

Leslye dijo...

Impactante, con inesperado final, una epopeya homeristica moderna.

Como siempre muy buena.

Sirena dijo...

Hay periodistas que se ganan todo mi respeto... aunque se caguen del susto. ¡Qué blog tan creativo! Felicito a todos los que se cagan aquí.

Matías Rovano dijo...

http://matiasrovano.blogspot.com

Ripne dijo...

Y que sigan en el anonimato no más. Si no es de héroes. Es el juramento que hicieron.
Lo de cagarse en los pantalones es más que entendible.
Yo (siendo de Conce) fui a ver a Michael Jasckson a un hotel que quedaba cerca y caminé con otro socio hasta allí el lugar que describes, en la noche anterior al balaceo de la liebre.
Al otro día, prendemos la tele y vemos que donde estuvimos parados prendiendo un pucho y apreciando el entorno estaban matando civiles loco. El mismísimo lugar.
Yo vi, en el lugar y siendo re pendejo (ni pensaba en ser periodista) una parecida asi que no podía informar, jajaja. Fue cuando mataron a tres frentistas en Conce frente a la Vega Monumental. Mi colegio estaba al lado. Los acribillaron a mansalva cuando se bajaron de una micro con las manos en la nuca. Heavy

Anónimo dijo...

van a escribir algo mas los cagones???? o si no los saco de mis favoritos no mas

the-hihas dijo...

jajjajjaaja
el nombre de tu blog es notable!!
jajajaaj

y la historia....HILARANTE AL MAX!!

salu2

the-hihas

the-hihas dijo...

y con respecto a tu coments en el nuestro ... toda la razon!! > es como hacer una buena accion para recibir el perdon... perdon?? no me vengan con weas .. fuckin bola d mentirosos!!


salu2 vecino !!.. sigamos en contacto ...

Don Chere® dijo...

Jjajajaa..weon se parecen a las historia de Don Abraham Santibañez..chucha, esto de ser periodista..solo a nosotros nos pasan esas weas y nos gustan.

Excelente descubrimiento esta pagina..la cago...super wena.-

Anónimo dijo...

Enrikin no está faltando a la verdad al decir que fue una historia verdadera, es mas algunos de los involucrados ((MJL)"lauchas") en el asalto y posterior balacera permanecieron presos durante mas de 11 años.Fueron torturados en "Democracia" (bueno, en la medida de lo posible, jejejejeje). Ahora con respecto a si el relator in situ se cagó literalmente debe haber sido el efecto mas notorio que tuvo.

the-hihas dijo...

jajajaa
gracias x el post!
hay millones de cosas q podemos hacer x poca plata y q son real% importantes...como ir a los museos!!
o x ejemplo caminar x el parke forestal sin preocupaciones algunas!!

gracias!!
salu2
cuidate!


the-jijas

Anónimo dijo...

zzzzzzzzzz