13 diciembre 2006

Usted no lo repita

Enviado por: Wero.

Uno cuando es escolar siempre sale con alguna ocurrencia digna del programa Ripley, y aquel día miércoles luego de la clase de educación física, no fue la excepción. Era un caluroso día de noviembre que ameritaba una ducha ya que la clase había durado de 12:00 a 13:15 y a los 16 años uno ya se pone mas pretencioso y no se puede andar por la vida sudado y sin el Axe en las axilas ¿no?. Bueno, pero el punto no es ese.

En los camarines junto a mis compañeros, nos empezamos a cuestionar el viejo mito que versa que si uno se tira un “viento” (gas rancio que sale desde el mismísimo intestino) y se pone una llamita cerca del nudo de globo, el culo se transforma en un verdadero lanzallamas.

Intrigados por tal misterio decidimos hacer la prueba y nos conseguimos un encendedor. El siguiente paso fue enumerarnos para la ejecución del experimento.

A esa altura y previo a la ducha, ya todos estábamos a poto pelado así es que sólo era necesario colocarse en 90º y hacer fuerzas. Estuvimos varios intentando soltar un “gas”, pero a todos se nos cerró herméticamente la llave de paso.

Hasta que llegó el turno de Dani. El cabrito era una persona de contextura media que pasaba inadvertido hasta aquel día. Hizo su primer intento y nada, pero dijo que “ya venía”, por lo que siguió haciendo fuerzas y nosotros continuamos esperando. Mientras tanto nos turnábamos para mantener el encendedor prendido cerca de la “salida” de mi amigo.

Luego de varios intentos, y con los dedos quemados de tanto sostener el encendedor, por fin llegó el anhelado momento. El Dani era literalmente un yacimiento de gas natural. El peo que le salió era una obra de arte que en lo personal nunca me atrevería a imitar, y en los años venideros ningún amigo tampoco se atrevió a fabricar.

El peo produjo una llamarada semejante a la de un dragón, de una luminosidad parecida a la aurora boreal. Quedamos atónitos. Ni siquiera nos dimos cuenta de si tenía olor o no, habíamos visto “la luz” al final del túnel y ya nada importaba. Sin embargo no faltó el morboso que en fracción de segundos miró hacia el origen de aquel “gas”. Rápidamente advertimos que en el poto de mi amigo había medio mojón colgando (jojojo... risas de los editores).

Debido al esfuerzo que hizo nuestro compañero, el gas salió acompañado, y todos morimos de la risa botados en el piso. Claro que el drama recién comenzaba… ¿qué íbamos a hacer con el mojón invitado de piedra? Las duchas estaban junto a los baños pero separados por una puerta y a esa hora casi al final de la jornada los baños eran concurridos por muchos estudiantes.

El mojón ya no nos pareció gracioso, sino más bien tétrico. El Dani seguía en 90 grados por que no lo pudo entrar, y si se paraba lo iba aplastar. Si lo quería hacer entero nadie sabia con exactitud el tamaño o la consistencia con la cual podría salir. La única solución era esperar a que no hubiese moros en la costa y partir raudos al water con el mojón colgando. Nos dieron las 13:45 y por fin el Dani, (ya acalambrado de estar tanto en 90º) pudo sentarse en el ídolo de loza y desligarse de aquel engendro.

Se suponía que sería un episodio gracioso, pero hasta el día de hoy cuando nos juntamos con el Dani, comenzamos a recordarlo como una historia tétrica para luego a los 5 minutos quedarnos nuevamente en el piso riéndonos.

Nunca más volvimos a hacer el experimento.

N. de E.: Felicitaciones a Wero por la excelente historia. Esta es la segunda que publicamos de su autoría.

6 comentarios:

Juan Carlos Morgado dijo...

Dani debería crear una empresa de Gas Natural Portátil.

rafiz_glam dijo...

wajwjajwjawjwjjwajwa excelente historia jajaja saludos¡

Dario dijo...

Jajajajajaja notable!!!!!
wenisima historia...me hizo sacar lagrimas de tanta risa...

Layla dijo...

Bien por el grupo que se atrevió a ver si la teoría era cierta. Creo que todos alguna vez en la vida hemos hablado del tema.
Que lata lo que le pasó al pobre Dani. Es que me lo imagino en 90º con el mojón a medio salir y es demasiado gracioso.

Saludos niños!

Leslye dijo...

Y la historia navideña de caca???

Lendos preciosos, simpaticos, que tengas y muuuuuuuuuuy feliz año,o si queiren que sea comola mierda donde todos tus proyectos se hagan realidad.

Un beso gigante.
Cuidense.

Cariños a mi Enrikin.

Katy dijo...

jajajajajaja, excelente historia!!, muy bien contada por lo demás.