06 febrero 2006

Con la raja mojá

Por: Polakín.

Una verdá indiscutible es que los días de mucho calor son horriblers! (agregué la "r" intencionalmente, como en muchas de las palabras que ocupo, y espero no tener que hacer esta aclaración todo el tiempo, gracias).

Espalda mojada, pies húmedos, piernas pegotiás, caen frías gotas de los sobacos, ¡y claro! la raja mojá. Quizás más de alguno debe estar pensando que puede ser sexy esta situación, pero durante el día, mientras lo único que podís hacer es trabajar y cocerte el poto en el asiento, no tiene nada de bueno la situación.

La rutina de almorzar, y luego tipín tres o cuatro de la tarde recibir el llamado de la naturaleza, que te golpea el vientre, y te hace acomodarte en el asiento, me llega a poner de mal humor.

Voy al baño y esa hueá de sentarme a cagar con la raja húmeda, los pelos de mierda mojaos, me caaarga weón. Sí hueón, sí ¡sí! hueón, soy un delicado de mierda... ¿pero a quién no le desagrada esa hueá? Y peor aún, limpiarte la raja en esas condiciones y no cachar que tan limpio te dejaste, si es transpiración o chocolate lo que hace que sientas mojado.

Yo ya opté por pescar el publimetro o la hora que dejan los hueones en el baño, y antes de sentarme, ventilarme un poco la entrepierna por delante y atrás para que se seque un poco. Y cuando el viejito del aseo ya se llevó todos los diarios, me he tenido que soplar yo mismo. Es que nadie puede weón.

Siempre he pensado que el mejor invento, pero que lamentablemente en Chilito está en vías de extinción, es el bidé. No hay nada mejor que tirarse un chorrito de agüita fría en el marrón después de haber hecho un depósito biológico.

Bueno, no sé si las mujeres entenderán mucho o poco el problema, pero es desagradable. Me gustaría poder evitar hacer caca en el trabajo, pero no puedo.

Últimamente los fines de semana estoy optando por darme una ducha después de cagar, cosa de quedar perjumadito y no andar perseguido. Y ahora que recuerdo, por desgracia tenemos en la casa un jabón con aroma limón, y es muy malo, porque pareciera que me estoy lavando el poto con Quix. No lo compren.

Y bueno, disculparán lo soez que fuí hoy, pero se pueden ir a la chucha. El calor es demasiado.

5 comentarios:

Vitta dijo...

Había escrito un comentario.. al parecer se borró o bien nunca coloqué publicar.
bueh... polakín a lo mejor no fuiste soez, pero si en extremo sincero.
Ahora comprendo pq mi hermano se demora tanto en el baño... pobrecito.
¿No has pensado en la depilación?... no?... mala idea?
tal vez no mala, pero si dolorosa.

Erin dijo...

Puuuta, ese es el toooono Polakín!
;D


Nada de ser tan amables y hueá!
Hasta el momento es el mejor posteo que he leído... La hueá dramática loco.
XD!

Jota dijo...

Es que me kgué de la risa...
Esta muy weno su Blog, diría que esta la cagá de bueno!

Jota

Anónimo dijo...

Sr. Polakin, si ud. fue un grosero al pensar que las mujeres no captamos esa situación complicada en que nos vemos enredados cada nuevo verano en la ciudad de Santiago, que piensa ud. imaginese como sería si su cara fuera una parte sensible y cuando se afeito le llueve la traspiración, más encima mezclada con los residuos que quedaron en aquel asiento de una micro cualquiera, imaginese no más!!!!!!!,,, asi pasa cuando uno se depila las piernas por ejemplo,y después anda como ud. dice, toda pegoteada, entonces llega a la casa de mal humor, sólo deseando estar en su baño regalón, con las piernas entera alergizadas, ya no aguanta la pizazón, quiere una ducha, pero el impetuoso deseo de sacar los desperdicios del cuerpo es mayor, entonces se da vuelta y no encuentra el confort. Ahí nadie puede.

Mastor dijo...

Recuerdo una vez estuve en unas cabañas en La Serena, y el baño del dormitorio matrimonial tenia un aparato extraño en el water. Era una wea asi como unos tubos delgados, con un rociador al final, que apuntaba hacia el culo, y lo podias mover y accionar desde una perilla por el lado... lo encontre demasiado "Cyborg" para mi... no se, me dio hasta susto...